Hemos hablado con Tomas Jiménez Coordinador Global de MetaRed (by Universia) sobre cómo afrontan la llegada del nuevo curso las universidades.

Tomás nos ha compartido cómo han afrontado las Universidades su obligada y apresurada transformación a un entorno de educación online, y las acciones y prioridades en las que se están trabajando para dar forma al curso que viene.

¿Están el profesorado y los diferentes colectivos de la universidad preparados para adaptarse a esta nueva situación?. ¿Están respondiendo adecuadamente?

En el escenario abrupto de plena pandemia, podemos afirmar que básicamente se han “salvado los muebles”. En España y en Latam, en general la práctica totalidad de las universidades han podido superar la crisis, y no se ha perdido el curso, pero no ha sido una verdadera “enseñanza online” porque no estábamos preparados para ello ni ha habido tiempo para prepararla adecuadamente; ha sido más una enseñanza síncrona virtual, y por enseñanza síncrona me refiero a que nuestras instituciones se han visto obligadas  a usar y abusar de la videoconferencia, una herramienta que en reuniones de trabajo está muy bien pero no tan adecuada para algunas clases, sobre todo si tenemos en cuenta el volumen de estudiantes. Por ejemplo una clase por videoconferencia para un cupo de 10, 20 alumnos puede estar bien pero para más de 100 alumnos no parece metodológicamente adecuado.

En términos de “mínimos”, la crisis la hemos superado, pero en adelante lo que se requiere es un nuevo marco metodológico para esta enseñanza semi- presencial, dónde lo que se trata no es de replicar la clase presencial con una videoconferencia sino con una nueva metodología completa y con las herramientas más adecuadas para cada estrategia educativa, que no siempre ni para todas las Universidades tiene porqué ser la misma. 

Y resulta necesaria previamente una formación adecuada en tecnologías educativas y ello para los 3 colectivos universitarios: Docentes, Estudiantes y también Trabajadores (Pas). Aquí un instrumento esencial, en el cual CrueTic está avanzando rápidamente a través de su Grupo FOLTE, que es toda una referencia nacional e internacional en esta materia, son los trabajos que se están haciendo desde el Joint Research Center de la Unión Europea (JRC ), que es el denominado “Framework de competencias digitales del profesorado”,  un marco tecnológico y metodológico por el cual se puede “clasificar” al profesorado universitario por su nivel de conocimiento de las tecnologías educativas. La UE ha definido unos estándares de referencia que se están usando internacionalmente e incluso tiene alguna herramienta de autoevaluación para que los profesores puedan medir sus conocimientos en esta materia.

Otro asunto pendiente es la denominada brecha digital, no sólo de los alumnos, también del profesorado, ya que sorprendentemente hay universidades dónde hay muchísimos profesores asociados que cobran 400 euros y que en algunos casos es un porcentaje alto de los efectivos de la la universidad. En estos casos está habiendo movimientos para solicitar ayudas y subvencionar por ejemplo la conexión al wifi si se ven obligados a teletrabajar.

¿Hay algunas herramientas o elementos unificadores que a tu juicio tendrían sentido para evitar toda esta diversidad de plataformas? y en este sentido enlazar también otra pregunta, ¿en qué medida está funcionando la estructura colaborativa de las universidades?

La acción colaborativa está funcionando sinceramente muy bien. Tanto en Latam con MetaRed, donde hemos creado un site específico con soluciones o buenas prácticas ante la pandemia (https://metared.org/covid19-universidad-online/) como en España, donde está acción colaborativa se vienen realizando desde CrueTic desde hace ya más de 20 años, y que por ejemplo se ha revelado como esencial para ejecutar en tiempo récord las ayudas en acciones Tic de 2Millones de euros del fondo SUPERA COVID-19 de Crue y Banco Santander  y por ejemplo, ahora nuestro Ministerio de Universidades también ha entendido perfectamente la conveniencia de trabajar colaborativamente con las universidades, y para ello está trabajando activa y productivamente con CrueTic, con acciones y peticiones complejas y lógicamente urgentes para tomar medidas ante el inicio del próximo curso, destacando nuevamente el papel esencial del mencionado Grupo FOLTE, coordinado por Óscar Cordón, de la Universidad de Granada, formado por más de 100 miembros de lo más selecto de las universidades públicas y privadas y que en todo este nuevo panorama va a seguir teniendo un papel decisivo. 

Además, acertadamente en mi opinión, para garantizar más todavía la colaboración y la centralización de todas estas iniciativas se quiere dar un protagonismo especial a RedIRIS que dispone de los medios y los recursos necesarios para dar el servicio a las universidades, como ya ha demostrado en el pasado en acciones de colaboración con CrueTic.

La acción colaborativa está funcionando sinceramente muy bien. Tanto en Latam con metared, donde hemos creado un site específico con soluciones o buenas prácticas ante la pandemia (https://metared.org/covid19-universidad-online/) como en España, donde está acción colaborativa se vienen realizando desde CrueTic desde hace ya más de 20 años, y que por ejemplo se ha revelado como esencial para ejecutar en tiempo récord las ayudas en acciones Tic de 2Millones de euros del fondo SUPERA COVID-19 de Crue y Banco Santander  y por ejemplo ahora el Ministerio de Universidades también ha solicitado la colaboración de CrueTic con peticiones complejas y lógicamente urgentes para tomar medidas ante el inicio del próximo curso, y cuya respuesta ha superado con creces sus expectativas destacando nuevamente el papel esencial del mencionado Grupo FOLTE, coordinado por Óscar Cordón, de la Universidad de Granada, formado por más de 100 miembros de lo más selecto de las universidades públicas y privadas y que en todo este nuevo panorama va a seguir teniendo un papel decisivo. 

Además, acertadamente en mi opinión, para garantizar más todavía la colaboración y la centralización de todas estas iniciativas se le está dando un protagonismo especial a RedIRIS que dispone de los medios y los recursos necesarios para dar el servicio a las universidades.

A priori si tuvieras que identificar y jerarquizar algunos campos dónde tiene que haber avances durante los próximos meses podrías citar los retos a conseguir

Los grandes retos son las medidas de apoyo y formación para los estudiantes, las medidas de apoyo y formación para el profesorado y PAS y medidas de apoyo para infraestructuras porque no estábamos preparados ni dimensionados para lo que ha pasado, y todo ello en paralelo con adopción rápida y urgente por parte de nuestros equipos de gobierno de las estrategias y metodologías educativas específicas de cada institución. 

Hay necesidades básicas comunes…pero no tiene por qué haber un modelo común o idéntico para todas las Universidades. Cada una debe elegir su camino dentro de la tónica generalizada de futuro de esa orientación a una enseñanza híbrida. 

A raíz de estos acontecimientos que han sucedido, ¿cuál consideras que sería el futuro «ideal» de la universidad española?

Como ya he comentado esto dependerá de la visión de futuro que cada Universidad considere estratégicamente, y obviamente no será el mismo para una Universidad que ya era online o a distancia en el pasado, o para una pública que para una privada, o para una pequeña o una grande, o una con materias muy prácticas o en cambio de menso carga experimental, o una especializada en el Life Long Learning o en Masters o en Cursos de ciclo corto o en cambio una Universidad generalista que por el contrario considere esencial los valores a transmitir mediante la vida en el campus, con la presencialidad, con la experiencia impagable e insustituible, allá donde es posible, de una vida compartida, una experiencia vital y humana de realización personal como aporta el vivir fuera de casa, en residencias o pisos compartidos o con experiencias como el movimiento Erasmus o similares en Latam.

Pero desde luego, en este período de pérdida de certezas inamovibles en que nos encontramos y que parece llegó para quedarse, en esta época de incertidumbres al que nos vemos abocados, sí que parece claro, al menos por ahora, que la adopción de metodologías y tecnologías que potencien la virtualidad están en claro avance. La enseñanza híbrida, blended, se va ver claramente reforzada  y potenciada, y los muchos años previos de trabajo de investigadores, tecnólogos y pedagogos en esta materia van a facilitar esta necesaria adopción de nuevas metodologías que van a devenir en una nueva cultura universitaria. Así parece que vaya a ser nuestro futuro inmediato, y en eso se está trabajando desde CrueTic, desde Metared o desde cualquiera otras instituciones de soporte y asistencia a la educación superior.

Más información:

Webinar sobre las acciones estratégicas que desde CrueTic y desde su Grupo FOLTE se han venido haciendo

Diálogo virtual con rectores de universidaes líderes de América Latina: Retos y desafíos de las universidades Latam ante el cambio de paradigma educativo forzado por la Covid-19