Organizado por FIDE se ha celebrado hoy en debate entre Ricard Martínez Director de la Cátedra de Microsoft sobre Privacidad y Transformación Digital en la Universidad de Valencia y Andrés Pedreño, en el marco del Congreso: «Can robots invent and create? A dialogue between Artificial Intelligence and Intellectual Property». Eugenio Triana ha moderado el debate.

De izquierda a derecha: Andrés Pedreño, Eugenio Triana y Ricard Martínez

Ricard Martínez ha defendido con brillantez y flexibilidad la normativa relativa a la privacidad.

Por su parte Andrés Pedreño subrayó ante el colectivo de juristas más influyente una postura que en la actualidad él mismo considera minoritaria. Básicamente:

  1. Regulación vs. desarrollo de la economía digital. Una regulación deficiente puede perjudicar el desarrollo de la economía digital. También le ritmo de crecimiento económico del país, y la intensidad de la destrucción de empleo vs la generación de nuevos empleos.
  2. Regulación e ineficiencia del proteccionismo encubierto. El coste de muchas regulaciones lo soportan las startups y las empresas tecnológicas españolas o europeas, sin afectar a los gigantes tecnológicos a los que se pretende controlar o enmascarar un proteccionismo encubierto. Las empresas españolas o europeas tienen un serio problema de escalabilidad.
  3. No hay desarrollo relevante de IA sin datos. Los datos son fundamentales para el desarrollo de la IA. Europa frente a China o Estados Unidos está en franca desventaja. Esta situación tendrá un alto coste en términos de crecimiento económico, competitividad y dependencia tecnológica sino se corrige a medio plazo.
  4. Datos médicos e IA. Es un tema crítico en cuanto que las restricciones sobre la privacidad tienen un alto coste en términos de desarrollo del potencial de la IA aplicado a la salud y la atención personalizada.
  5. Regulación y desarrollo digital. Hay una sobreregulación en la economía digital que se extiende desde hace dos décadas y que ha comportado una alta ineficiencia para el desarrollo de una economía digital fuerte (dominios, drones, derecho al olvido, privacidad…).
  6. Regulación y costes. La regulación actual de la privacidad comparta un coste para las pequeñas empresas digitales españolas que no pueden soportar. Es una regulación ineficiente. No penaliza el uso delictivo de los datos sino el incumplimiento de normas que son imposibles de cumplir en la práctica. Especialmente las startups. No hay parangón entre la privacidad aplicada al sector digital y la que afecta a las personas en el ámbito analógico.
  7. Educación vs regulación. Debería abogarse por una mayor educación e información de la población en general en vez de regulación. Avisos de cokies o cumplimiento de privacidad no son leídos por nadie en la práctica y pocas personas son conscientes de los riesgos reales que entraña internet.
  8. Privacidad, personalización y gratuidad. Pocos ciudadanos optan por preservar su privacidad si ello comporta un coste por los servicios que consumen. Y muchos optamos por tener servicios personalizados aunque comporte una menor privacidad. Lo que necesitan los ciudadanos no es sobreregulación, sino formación e información de los riegos o costes que comporta ceder los datos a las empresas y el uso responsable de los medios digitales.

Fotos y twitter de la sesión

Congreso: https://alicantec.com/2019/03/06/congress-alicante-artificial-intelligence-intellectual-property/