El FTF del pasado viernes 20 de septiembre estuvo a cargo de José Manuel Belda de EVALUE INNOVACIÓN que nos ofreció una interesante sesión de cómo acceder a las ayudas y subvenciones financieras que pueden ayudar a impulsar proyectos centrados en la innovación, la digitalización y la internacionalización, el acceso de las empresas a estas herramientas puede ayudarles a innovar de una forma exitosa y continuada.

Resumen de la sesión:

El tema de las ayudas públicas a la innovación es un tema que despierta mucho interés pero en el que predomina el desconocimiento por parte de las empresas. Este desconocimiento viene dado habitualmente por estas razones:

  • El número y tipología de ayudas que hay por parte de la administración para fomentar la innovación son muchas, incluso en épocas de crisis el volumen de ayudas ha aumentado y mejorado pero las empresas suelen conocer sólo una o dos de esas ayudas y el resto no saben ni que existen y a veces se descartan ellas mismas porque creen que no cumplen los requisitos.
  • Cómo identificar el I+D+I sobre todo en la pequeña empresa, muchas empresas innovan de manera difusa y no tienen claro como identificarlo, esto provoca que cuando van a pedir la ayuda y les piden identificar el proyecto no tienen claro como documentarlo y terminan renunciando a la ayuda.
  • Otras empresas no recurren a estas ayudas porque no tienen claro que la innovación que están haciendo sea relevante o suficiente para poder obtenerla.

El concepto de innovación es muy subjetivo y además las administraciones públicas dependiendo del momento y de su política estratégicas, industrial o económica pueden decantarse por fomentar una serie de proyectos que a implican que no necesitemos un componente tan fuerte de innovación como para poder acceder a esa ayuda porque la administración quiere fomentar un determinado sector o una determinada zona geográfica.

Otro error habitual que hemos detectado desde nuestra experiencia es que las empresas que acceden a ayudas no lo suelen hacer con una estrategia adecuada, esto tiene como consecuencia que no se han aprovechado todas las ayudas de la forma más eficaz, porque muchas de esas ayudas son compatibles, para un mismo proyecto puedo llegar a solicitar hasta 3 o 4 ayudas distintas. Para ello es importante una planificación desde el inicio, y plantearse, qué proyecto se va a hacer, cómo se va a realizar, qué duración va a tener y a partir de ahí poder definir una estrategia. No es necesario que luego esto se cumpla al 100% , una de las características de los proyectos de innovación es la incertidumbre y con esto ya cuenta la administración.

Parte de nuestro trabajo de lo que nosotros hacemos en evalue es ayudar a definir la estrategia más adecuada para poder llevarla a la práctica, hay ocasiones en las que nosotros gestionamos todo el paquete de ayudas y otras en las que lo hacemos colaborando mano a mano con la empresas.

Préstamo, subvención o ahorro fiscal son las ayudas más habituales y funcionan de la siguiente forma, la empresa presenta el proyecto a la administración, a la administración le gusta, cumple los requisitos y aprueba la ayuda, pero esta ayuda siempre será un porcentaje de lo que la empresa se gaste en el proyecto.

Otra duda habitual suele ser tener claras cuáles son las partidas de gasto en un proyecto de I+D+I. 

La actividad de innovación se inicia desde el momento en el que tenemos la idea hasta el momento en el que esa idea se convierte en un producto o servicio que entra en fase industrial o de venta. Hay que tener en cuenta que sólo en los casos en los que hay una nueva linea de producción o servicio que requiere un periodo nuevo, hacer pruebas y un periodo de adaptación, hasta el momento en que esa nueva linea está correctamente funcionando y fabricando se considera momento o timing de innovación. 

En las partidas de gasto por tanto entrará la amortización contable hasta el momento en el cual empezamos la fase de producción. El personal, la captación del talento, las horas de de dedicación del personal, la búsqueda y prospección de proveedores antes de iniciar el desarrollo…todas esas horas de pruebas, ensayos entrarían en la partida de gasto y suelen ser la partida más importante en la mayor parte de los sectores, la otra partida es el material fungible o prototipos. Por último las colaboraciones externas necesaria en algunos casos para llevar a cabo los proyectos, son actividades que realiza un tercero para ese proyecto. 

La actividad de innovación se inicia desde el momento en el que tenemos la idea hasta el momento en el que esa idea se convierte en un producto o servicio que entra en fase industrial o de venta. Hay que tener en cuenta que sólo en los casos en los que hay una nueva linea de producción o servicio que requiere un periodo nuevo, hacer pruebas y un periodo de adaptación, hasta el momento en que esa nueva linea está correctamente funcionando y fabricando se considera momento o timing de innovación.

En las partidas de gasto por tanto entrará la amortización contable hasta el momento en el cual empezamos la fase de producción. El personal, la captación del talento, las horas de de dedicación del personal, la búsqueda y prospección de proveedores antes de iniciar el desarrollo…todas esas horas de pruebas, ensayos entrarían en la partida de gasto y suelen ser la partida más importante en la mayor parte de los sectores, la otra partida es el material fungible o prototipos. Por último las colaboraciones externas necesarias en algunos casos para llevar a cabo los proyectos, son actividades que realiza un tercero para ese proyecto. 

Todas estas actividades conforman el gasto, hay que ir identificando las partidas para conocer la suma del gasto total del proyecto, sobre este gasto se aplica un porcentaje para la ayuda que como hemos comentado puede ser en forma de subvención, financiación o ahorro fiscal.

Es importante saber que lo más conveniente es pedir las ayudas siempre antes de empezar el proyecto, la filosofía de la administración es fomentar la ayuda de ideas y proyectos nuevos que pueden tener dificultades para empezar, siempre es mejor hacerlo desde el principio.

Hay distintos tipos de ayudas que podemos solicitar pero es importante saber que cada ayuda tiene su momento en el tiempo y muchas veces se piden las ayudas sin ninguna estrategia. Estas ayudas se pueden solicitar en paralelo

Antes de empezar el proyecto podemos solicitar la linea Enisa, un préstamo sin avales de entre 25 y 125.000 €, en este caso Enisa pide aportar lo mismo que ellos dan, tiene un periodo de carencia de 2 o 3 años y luego a pagar en 4 años, la desventaja es el tipo de interés que se puede ir a 8%.

Instrumento Pyme, se pide en el momento 0 del proyecto y es para para proyectos muy disruptivos. El Instrumento PYME es un esquema de financiación en fases de subvención. Otorga subvenciones de 50.000 € en la fase 1 para el desarrollo del proyecto y de hasta 2.500.000 € en la fase 2. La comisión europea además ayuda a dar el salto y consolidar el proyecto a nivel internacional. Desde el 2014 hasta hoy sólo 11 empresas han podido acceder a estas ayudas y el rato de éxito e muy bajo.

CDTI ayudas dirigidas a la realización de grandes proyectos de I+D en áreas estratégicas de futuro y con potencial de proyección internacional. Es una ayuda muy buena, el gobierno español a través del CDTI pone todos los años en torno a 700, 800 millones de euros, y hay muchas líneas de ayuda.

Otorga ayudas parcialmente reembolsables de hasta el 85% del presupuesto financiable aprobado. A devolver cuando se termina el proyecto, Cuando se termina el proyecto te da 2 de carencia y 8 para devolverlo. Además en función de los que les guste el proyecto puede ampliar el porcentaje y dar un porcentaje como subvención o tramo no reembolsable. El inconveniente del CDTI es que pide avales per es más flexible que la banca y no siempre los solicita, suele ir en función de la solvencia de la compañia.

La deducción fiscal. Es una ayuda poco conocida que consiste en una reducción del pago del impuesto sobre sociedades. Las deducciones fiscales por I+D+i son un mecanismo de financiación indirecta de la innovación, que consiste en una minoración considerable de las cuotas a abonar en el Impuesto sobre sociedades, a través de un retorno por los gastos incurridos en un proyecto de I+D+I . El sistema español de deducciones fiscales por I+D+i es de los más favorables a nivel mundial, ya que se puede alcanzar hasta una deducción del 42% de los gastos del proyecto. En este caso lo complicado puede ser cómo asignar esos gastos al proyecto y poder hacer los cálculos y documentar bien esa información. La deducción fiscal está muy infrautilizada en España. Esta ayuda se trabaja a posteriori cuando el proyecto ya está empezado.

Las ayudas autonómicas, similares a las del CDTI pero hay tantas que a veces incluso los que trabajamos en esto nos perdemos, otras veces son incompatibles unas con otras… Son las peores ayudas a veces están duplicadas y dependen de distintos organismos, aunque esto a veces puede ser una ventaja porque podemos solicitar la misma ayuda por varios sitios distintos, pero tardan mucho en contestar y si nos la conceden no sabemos cuándo la vamos a cobrar, a pesar de ellos son las más conocidas y solicitadas.

Línea Torre Quevedo, una ayuda del estado para contratar talento en forma de doctores universitarios o personas en fase de desarrollo de tesis e incorporarlos para trabajar en nuestro proyecto. Suele estar en torno al 50-70% del coste asignado.

Lo que tenemos que tener claro es que en la actualidad, existen muchas ayudas públicas para el fomento  de proyectos de Innovación y podemos aprovechar estas ayudas para sacar adelante nuestros proyectos pero es importante conocer el tipo de convocatorias y definir una estrategia para solicitarlas.

José M. Belda terminó la exposición explicando cómo aplicar una buena praxis para la solicitud de estas ayudas a través de un caso de éxito, entender cómo funcionan las vías de financiación  que pone a disposición las administraciones públicas es básico para conseguir  maximizar el retorno económico  de los proyectos de innovación.

Sobre José Manuel Belda

José M. Belda es especialista en dinamizar la innovación en las empresas, y en la obtención de ayudas públicas. Desde 2009, ha desarrollado el negocio de la consultora E-value, especializada en la obtención de financiación y ayudas a la innovación. Acumula más de 20 años en puestos directivos de empresas vinculadas a la innovación, a través de la dirección de áreas financieras en diversas empresas industriales.

José M. es un participante habitual en los foros de innovación más importantes del país, así como colaborador con las Universidades, Centros Tecnológicos y Asociaciones Empresariales. Una actividad que le permite conocer el pulso de la actividad innovadora, especialmente en el tejido empresarial de Alicante, Murcia y Almería.

Descargar pdf: Presentación Ayudas Pública a la Innovación e-valu