El viernes 13 de diciembre nos visitó Javier Desantes  Head of Incubation en Demium, una de las incubadoras de startups más destacadas del ecosistema. Anteriormente tuvo la oportunidad de trabajar en Station F, conocida por ser la infraestructura de startups más grande del mundo ubicada en París. Javier también cuenta con la experiencia de haber realizado el IE Master in Management · Digital Business del IE Business School, considerado por el Financial Times como uno de los 10 mejores Master en Management del mundo.

Partiendo de esta experiencia y de otras que forman parte de su trayectoria, hablamos con él de lo que puede aportar cada una de las opciones, de las ventajas e inconvenientes…. ¿Es realmente útil estudiar un máster? ¿Qué puedo aprender trabajando en una startup? ¿Estudiar un máster me garantiza el empleo?.

Resumen de la sesión:

Javier empezó explicando lo que se conoce como el sesgo de supervivencia, una falacia lógica que se concentra en las personas o cosas que superaron un proceso de selección y pasando por alto a aquellas que no lo hicieron, típicamente por su falta de visibilidad que da lugar a la la falacia de evidencia incompleta que es la acción de citar casos individuales o datos que parecen confirmar la verdad de una cierta posición o proposición, a la vez que se ignora una importante cantidad de evidencia de casos relacionados o información que pueda contradecir esta proposición.

Partiendo de esta base cito a Steve Jobs para decir que históricamente la historia la escriben los vencedores y nos cuentan la historia de los fracasos rematadas con un caso de éxito y nos estamos perdiendo algo importante y es que 9 de cada 10 startups fracasan, y es un ratio lógico, pero hay además un problema de incertidumbre que no sólo tiene el emprendedor, es una incertidumbre que también afecta al trabajador de una startup.

Javier contó su experiencia trabajando en una startup que tenía los días contados y cómo pasó en muy poco tiempo a asumir distintos cargos en distintos departamentos a veces creados según iba surgiendo la necesidad y en los que el asumía la responsabilidad y el cargo sólo por saber idiomas, sin ninguna experiencia previa….«Yo decía sí a todo y pensaba esto ya lo aprenderé por el camino, luego iré a casa y aprenderé como se hace, esto supuso para la persona que me estaba empleando que cometí errores que afectaron negativamente a la empresa porque había cosas que desconocía. ¿Pero yo planteo la pregunta? ¿El error era mío por decir a todo que sí, o de la empresa por confiar en que yo le decía que sí? ».

En una startup se aprende, pero a veces se aprende a malas, se toman ciertos riesgos que pueden afectar de forma negativa a la empresa. En una startup estás aprendiendo continuamente y cómo empleado no tienes consecuencias graves, pero para el emprendedor supone un riesgo más serio.

Trabajar en una startup tiene sus ventajas y desventajas, es verdad que aprendes mucho en muy poco tiempo, pero puede que la empresa no tenga mucho futuro y en poco tiempo desaparezca del mapa, estás trabajando en un pequeño barco, muy volátil que te permite pivotar rápidamente a derecha o izquierda, pero es muy vulnerable, obviamente ofrece una curva de aprendizaje bestial.

La parte de salario es discutible porque no todas las startups pagan bien si lo comparamos sobre todo con las grandes empresas, en parte porque la startup no tiene los medios para poder financiar, y muchas de ellas abusan de becarios. Estos es en términos generales pero hay excepciones, la ventaja que tiene es el posicionamiento, si la startup funciona y hoy son 12 personas, puede que mañana pase a tener 150 empleados y si estamos ahí desde el principio tendremos ventaja, esto supone un coste de oportunidad enorme.

Trabajar en una startup no es para todos, todo el mundo no tiene capacidad de gestionar los constantes cambios que se producen en una startup, esta capacidad que tienen algunas personas se convierte en una ventaja sobre todo en startups de reciente constitución ya que la competitividad es es menor.

Estudiar un MBA es una experiencia completamente distinta, yo hice un máster genérico dónde había 37 nacionalidades y el networking es una de las ventajas -a priori-

En un máster no tienes flexibilidad, hay unas clases, un horario y una programación que cumplir, hay másters online pero pierdes muchas de las cosas que te aporta el máster presencial, como la parte del networking o de la pertenencia a un grupo, perteneces a la familia de la escuela de negocios, porque además hay muchas instituciones alrededor que propician ese sentido de comunidad .

Un MBA no es para todo el mundo, el esfuerzo que requiere hacer un máster no tiene nada que ver con la universidad, tienes que estudiar y hay mucha competencia.

Hay una parte importante que es el coste del máster, supuestamente el coste del máster responde al nivel de formación y el nivel de profesorado que lo imparten es excelente, son personas que están trabajando in situ en las materias que imparten.

Lo bueno de hacer un máster genérico es que te da una perspectiva global, pero al final todos los que estamos haciendo el máster estamos compitiendo por lo mismo y el sentimiento de comunidad que se genera pierde el sentido.

Por la parte formativa, recibes una formación que está actualizada, y las metodologías formativas también.

En las startups hay algunas que tienen programas de formación que están muy bien, pero donde realmente he visto que despuntan más esos programas de formación es en incubadoras, las incubadoras aportan ciertas clases de formación especializada o específica, depende de la incubadora.

Al hacer un MBA le pones mucho tiempo, mucho esfuerzo y dinero, y lo que vas conseguir es una lista de contactos muy interesante, tanto a nivel profesional como personal, la formación me enriquece, he adquirido unos conocimientos, y voy a tener una visión general de todas las industrias en las que estoy trabajando sobre todo en el mundo del business.

En la startup tengo un riesgo y un coste de oportunidad muy grande, porque podría estar cobrando más en una empresa tradicional, sobre todo CEOs y técnicos. No tienes tiempo para especializarte, eres capaz de hacer desempeñar muchos trabajos distintos pero no eres un especialista, esto te da networking mucho más específico y de calidad, tienes mucha más experiencia, sobre todo a lo largo de los años si realizas varios trabajos diferentes en las startup y tienes una visión general local sobre lo que está ocurriendo, sobre todo al principio del nacimiento de esa startup.

La tendencia es que esto se está fusionando cada vez más, el Instituto de Empresa tiene un lab llamada Área 31 que es una incubadora, Demium como incubadora tiene una parte de formación, Harvard tiene también su Lab, y casi todas las grandes escuelas de negocio crean sus propios labs para propiciar el nacimiento de nuevas empresas.

En el futuro la experiencia del MBA y la experiencia del mundo startups van a ir de la mano porque todas estas empresas han entendido que es esencial para el aprendizaje y para que esa persona o el emprendedor tener la parte de formación y la parte de experiencia.

El debate MBA vs Startup es un tema en que las opiniones son muy diversas, es un tema cambiante porque depende de la experiencia personal que haya tenido cada uno. Es un debate que está en continuo cambio y mañana puede que contemos otra historia, lo que queda claro es qué tenemos que estar continuamente update.

Si quieres estar informado de las sesiones FTF sólo tienes que enviar un mail a info@torrejuana.es con el asunto: envíame información sobre los FTF