Los chatbots conversacionales tienen un gran potencial en sus vertientes didácticas, también en su capacidad de interactuar generando un clima de confianza. De ahi que cada día puedan plantearse retos realmente interesantes como reducir las brechas y déficits en la educación sexual.

IA, chatbots y educación sexual

La Inteligencia artificial, vía asistentes virtuales, puede ayudar a los jóvenes a obtener respuestas personalizadas, sobre temas que a menudo se estigmatizan. Además los jóvenes suelen ser grandes consumidores de mensajes de texto e instantáneos. Las investigaciones indican que los chatbots pueden reducir la barrera de la ansiedad y aumentar la demanda de información y educación sexual.

Ayudar a los adolescentes a acceder a información confiable es importante, porque muchos jóvenes no obtienen la educación sexual que necesitan, especialmente en aquellos lugares donde su acceso es difícil o porque sienten barreras psicológicas al compartir sus dudas o problemas.

Los chatbots tienen una interfaz de conversación simple, no requieren descargar una aplicación y se pueden integrar fácilmente en webs o aplicaciones de mensajería como Telegram o WhatsApp. En esta diversidad de plataformas permiten hacer preguntas privadas que pueden resultar embarazosas, proporcionando un lugar seguro para obtener las respuestas que buscan de la mano de expertos en salud sexual.

A medida que más usuarios interactúen con el chatbot, se pueden agregar más temas y respuestas a las preguntas, de forma que su conocimiento será cada vez mayor.

Proyecto de Fundación Esperanza Pertusa y 1millionbot

La Fundación Esperanza Pertusa y 1MillionBot han empezado a trabajar conjuntamente en la elaboración de un chatbot que sirva de herramienta para la educación sexual de los adolescentes.

El grupo de trabajo que ha iniciado sus trabajos reúne un conjunto multidisciplinar de expertos en computación, machine learning, psicología (educación sexual), biología, filología y comunicación).

La metodología de trabajo en materia de educación sexual exige la determinación de valores compartidos en este ámbito (como el desarrollo de la autonomía personal, conductas de no riesgo, igualdad de género, respeto a la diversidad…). Así mismo es importante una «línea editorial» rigurosa en la objetividad de las respuestas, lenguaje inclusivo, entre otros muchos aspectos.

El chatbot estará dirigido a jóvenes entre 11 a 20 años. Se suelen distinguir dos grupos de edades en las necesidades de información (11-14 y 14-20 años) y proporcionará información sobre salud sexual y reproductiva. En las reuniones de trabajo se han planteado 18 temáticas diferentes que el campo de la educación sexual cubren prácticamente la totalidad de las cuestiones que los jóvenes recaban en las citadas edades.

Sobre la Fundación Esperanza Pertusa

Es una Fundación de carácter plural, apolítica e independiente que pretende contribuir al desarrollo humano mejorando las oportunidades y capacidades de las personas para llevar la vida que desean en un planeta compartido.

Se centra en las personas, especialmente en los colectivos en condición de vulnerabilidad y en sus libertades esenciales: vivir una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos, disfrutar de un digno estándar de vida y edificar su propio destino.

Entre sus valores pone foco en las personas, la diversidad, la equidad de género y la solidaridad. Acción social, Cooperación al desarrollo y Sensibilización son algunas de sus áreas de desarrollo.

Fundación Esperanza Pertusa