Por San Valentín hemos preparado un Friday Tech Fever muy especial. Trucos de comunicación eficaz con María Luisa Lucas, directora de Marketing y Comunicación en el clúster Ticbiomed y fundadora de «No seas rollero».

Comunicar es ligar. La empatía, la escucha activa y las emociones positivas se ponen en juego en la seducción… y en la comunicación eficaz.

Sobre María Luisa

María Luisa Lucas es especialista en comunicación corporativa y técnicas de comunicación eficaz. Con formación en Periodismo, Marketing y Oratoria, ha desarrollado su actividad profesional en consultoría de comunicación tanto para empresa pública como privada, formación de portavoces y gestión de gabinete de prensa. Actualmente, combina la formación como fundadora de “No seas rollero” con su trabajo de Directora de Marketing y Comunicación en el clúster Ticbiomed, enfocándose al ámbito de la transformación digital.

Descripción de la sesión

En «No seas rollero» Maria Luisa nos hace una propuesta: habla para que te escuchen, te entiendan y te recuerden; si no consigues estas tres claves, ¡ni has comunicado ni has ligado! ¿Y eso cómo se consigue? Hay técnicas y estructuras que funcionan siempre, tanto en el ámbito profesional como en el personal; nada importan la timidez o las habilidades sociales.

“Maldigo las reuniones interminables. Detesto los emails infinitos. Condeno las presentaciones narcóticas. ¡Abajo los rolleros! Creo en un mundo mejor, donde una charla o una reunión de trabajo no sean sinónimo de tortura. Imparto formación práctica, muy práctica y sin duda práctica para profesionales que saben de lo que hablan y quieren mejorar su forma de contarlo. Mi objetivo es que aprendas a vender tu libro… y un rollero menos en el mundo”.

Resumen de la sesión

Para que te escuchen, te entiendan y te recuerden, un método infalible es hablar dando titulares. Olvídate de la estructura planteamiento, nudo y desenlace, eso es sólo para los cuentos. En la vida real, basa tus exposiciones en mensajes clave. Practica el spoiler.

Antes de hablar, define tus mensajes clave. Para emocionar, para persuadir, para vender, para reuniones de 5 minutos o presentaciones de 1 hora, deja claro lo importante, porque eso es lo que la gente recordará. Lo demás es secundario.

Hay exposiciones aburridas y exposiciones que, siendo correctas, no nos enganchan. El fallo suele estar en la de preparación: ¡Piensa y escribe los titulares que vas a dar!

Nunca empieces una presentación hablando de ti mismo, empieza con algo impactante para captar la atención del público, habla primero de los beneficios de tu producto o servicio y después ya puedes contar el resto, las características, las ventajas, cómo funciona, pero primero convénceme de sus bondades y beneficios.

Habla siempre de manera sencilla, porque es un estilo de oratoria que, lejos de hacer bajar la calidad de la reflexión, nos permite conectar, algo que no sucede cuando somos rimbombantes. «Si tu objetivo es seducir a tu audiencia, la mejor estrategia no es hacerles ver lo inteligente que eres tú, sino hacerles sentir lo inteligentes que son ellos»

Decálogo para una comunicación eficaz

1. Detecta las ideas clave y ordénalas. Si son muchas, es que no son clave.

2. Acompaña las ideas con ejemplos y datos.

3. Empieza fuerte. Pasa de las introducciones. Nunca dejes lo importante para el final.

4. Sí, la audiencia debe hacer un esfuerzo, pero es el de reflexionar sobre lo que dices, no el de intentar entender a dónde quieres ir a parar.

5. Lo que importa no son tus procesos, sino los beneficios. Cuenta lo que aporta valor a quien te escucha —y eso nunca es contarles tu vida—.

6. Eres una persona hablándole a personas. Las florituras no te harán parecer más listo. Naturalidad.

7. Hablar más tiempo del necesario es una falta de respeto para tus compañeros; en un evento, lo es para el público y para quien te haya invitado.

8. El soporte visual es un apoyo extra para la audiencia, no para ti. Leer la pantalla demuestra falta de preparación.

9. Ensaya, pero no en tu cabeza. En-sa-ya. Nadie es tan bueno como para no necesitarlo. Tú, tampoco.

10. No seas egoísta. ¿Quieres que te escuchen? Dales algo que quieran escuchar.

Puedes ver más trucos en el blog de noseasrollero