La Fundación Rafael del Pino organizó, el 17 de noviembre, el encuentro “Tecnologías para impulsar España ¿Por fin la ciencia y la innovación?” que comenzó con la presentación, a cargo de Javier García Martínez, Presidente de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada, de los resultados de los trabajos de la Cátedra de Ciencia y Sociedad de la Fundación Rafael del Pino, materializados en la publicación del libro “España a ciencia cierta. Una mirada al futuro que podemos construir” editado por Gestión2000.

El libro España a ciencia cierta es una mirada al futuro que podemos construir, un recorrido por diez tecnologías que, gracias a su potencial transformador, constituyen una oportunidad para impulsar nuestra economía.

El libro está coordinado por Javier García, catedrático de Química Inorgánica, director del Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante (UA), y titular de la Cátedra de Ciencia y Sociedad de la Fundación Rafael del Pino. La obra identifica las diez tecnologías emergentes que tienen un mayor potencial para mejorar la competitividad de la economía.

Estas son:

  1. Telemedicina,
  2. Fotónica,
  3. Nuevos procesos para la generación de hidrógeno,
  4. Neurociencias,
  5. Matemáticas para el procesamiento de datos,
  6. Realidad aumentada,
  7. Test rápidos,
  8. Supercomputación,
  9. Agricultura de precisión
  10. Nanomedicina.

El libro parte del análisis de nuestra realidad, del examen del sistema productivo español, con sus fortalezas y oportunidades, del estudio de los sectores tecnológicos y los cambios de tendencia en las nuevas formas de producir y consumir y la colaboración de algunos de los mayores expertos en el ámbito académico, institucional y empresarial.

La concepción del del libro tuvo lugar en 2019, cuando Javier García coordinó a un grupo de 12 expertos para identificar las tecnologías emergentes con un mayor potencial. Entre ellos María Blasco (directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas); la ingeniera en Telecomunicaciones Nuria Oliver; el matemático del CSIC Manuel de León; o Pablo Artal (catedrático de Óptica en la Universidad de Murcia) y Andrés Pedreño (catedrático de Economía Aplicada).

La telemedicina, la fotónica, los nuevos procesos para la generación de hidrógeno, la neurociencia, las matemáticas para el procesamiento de datos, la realidad aumentada, los tests rápidos, la supercomputación, la agricultura de precisión y la nanomedicina suponen una oportunidad para el país. Cada una de estas tecnologías tiene la capacidad de mejorar significativamente la competitividad de nuestras empresas y avanzar hacia una economí a circular, m ás sostenible y resiliente; pero tambi é n más centrada en las persona s, su salud y bienestar. Pero para alcanzar todo su potencial es necesario aplicarla en su conjunto, ya que se apoyan y complementan entre sí.

Para Javier García cada una de las tecnologías seleccionadas en esta obra tiene la capacidad de mejorar significativamente la competitividad de las empresas y hacerlas avanzar hacia una economía circular, más sostenible y resiliente; pero también más centrada en las personas, su salud y bienestar.

El catedrático ha incidido sin embargo en que para alcanzar todo el potencial de estas tecnologías emergentes es necesario aplicarlas en su conjunto, ya que se apoyan y complementan entre sí, y ha subrayado además la importancia de un trabajo de estas características en un momento marcado por la optimización de los fondos europeos y la creación de empleo de calidad. No obstante, se corre el riesgo de que estos fondos se gasten en lo que no corresponde, «en rotondas digitales», como ya ha ocurrido en otras ocasiones.

«Si utilizamos los fondos para comprar las tecnologías que desarrollan otros jamás saldremos de la posición de dependencia y debilidad que caracteriza a nuestra economía; si los usamos para desarrollar las tecnologías que aquí se describen, podremos construir la economía del conocimiento que nos permita salir de la espiral de desempleo, precarización y baja competitividad que caracteriza nuestro sistema productivo», ha manifestado.

A su juicio, es urgente pasar del «Pacto por la Ciencia» a un Plan por la Ciencia. «A estas alturas nadie discute que la ciencia es importante para el futuro de nuestro país; llegar a un consenso sobre este punto es tarea fácil, lo difícil es construir un plan compartido e inspirador que mueva a la acción», ha adelantado el catedrático, que preside la Academia Joven de España.

El informe que realizaron los científicos, plasmado ahora en esta obra, no identifica tecnologías «prometedoras» sino innovaciones que están ya al alcance de la mano y disponibles para generar nuevas oportunidades y en las que España tiene la posibilidad y los medios necesarios para encontrar sus propios desarrollos y ventajas competitivas. En este sentido, García quiere que esta obra «no se quede en un informe académico», sino que sea una hoja de ruta hacia ese cambio productivo.

Fuente

Share via
Copy link
Powered by Social Snap