El diario digital El Español ha publicado un artículo sobre Cookpad y su vinculación con Alicante a través de la sede alicantina ubicada en Torre Juana. Emilio Martínez, autor del artículo entrevista a Rebecca Rippin, Executive Officer de Cookpad Inc y una de las personas responsables de que Cookpad tenga sede en Alicante.

Reproducimos aquí el artículo:

Cookpad se cocina a diario desde diferentes puntos del planeta, siendo Alicante una de las sedes clave para llegar a 70 países y 30 idiomas, donde una media de 100 millones de usuarios mensuales se conectan a esta red social de receta, que se dice pronto. Conocemos de cerca los secretos de una plataforma que nació en Japón hace casi tres lustros y que ha ganado más notoriedad a raíz de la pandemia. 

¿Cómo un fenómeno de origen japonés acaba estrechamente vinculado a la capital alicantina? Los directivos asiáticos de esta mercantil, tras comprobar el éxito que habían cosechado allí, emprendieron la expansión internacional. Para el mercado hispano pusieron los ojos en dos nombres, el exrector de la Universidad de Alicante, Andrés Pedreño y la empresaria Rebecca Rippin. Ambos también eran sinónimo de éxito culinario gracias a la web Mis Recetasla plataforma de recetas en español más grande del mundo en ese momento, que habían fundado en Alicante en 2007.

Así que la operación era evidente. Cookpad compró Mis Recetas y desde entonces Rebeca Rippin es la CEO para España y Portugal de esta red social. Preguntada a la propia Rippin, reconoce que también jugó un papel importante que Alicante era -y es- “un destino que favorece el emprendimiento, por eso seguimos creciendo en España desde esta ciudad”.

¿Cómo definiría ella el fenómeno Cookpad? “Somos una comunidad de cocineros caseros, de personas que disfrutan cocinando y compartiendo sus logros en la cocina con los demás, y personas que recurren a Cookpad para buscar recetas y consejos y establecer conversaciones en torno a la cocina diaria. Además, muchas de las personas que interactúan en Cookpad comparten nuestros valores: aprovechar al máximo los alimentos(#lococinonolotiro), apostar por la proximidad, y elegir alternativas para almacenar y reutilizar”. 

Uno de los factores diferenciales con otras plataformas es que todo el contenido disponible en Cookpad es generado por los usuarios y está disponible para cualquier persona que visite la web o use nuestra aplicación. En algunos países, como España, Grecia, Rusia, Indonesia o Taiwán existe también la opción Premium Service, un servicio de suscripción (1,49 euros al mes en España).

¿Cuántos empleados?

Estos movimientos se traducen en 960 empleos repartidos en 12 sedes. Desde Cookpad Spain impulsan el crecimiento de las comunidades de Cookpad en los países de habla española y portuguesa. El equipo alicantino está formado por 12 personas que trabajan desde la sede en Torre Juana, una comunidad de empresas tecnológicas promovida precisamente por Pedreño y que se encuentra en el entorno de las Torres de la Huerta de Alicante. Asimismo, cuentan con otros tres miembros en Madrid y equipos de community managers en Portugal, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Perú, México, Brasil y Panamá.

Durante la pandemia, la cocina casera creció drásticamente y es una tendencia que sigue en aumento, asegura la también Executive Officer de Cookpad. En esta fase, las búsquedas de recetas en la comunidad “se dispararon, multiplicándose por tres, especialmente durante el confinamiento”. “Pero además del crecimiento, fue muy interesante ver cómo las búsquedas cambiaban según el nivel de confinamiento en nuestro país“, avanza. “La gente empezó a buscar cómo hacer pan casero, pan sin levadura, bizcocho sin huevo y pastel sin harina, comidas baratas y rápidas…. Las búsquedas reflejaban los ingredientes que escaseaban en ese momento y también el hecho de que había que cocinar mucho más con todas las familias teletrabajando o estudiando desde casa”, asegura.

La cocina multicultural reduce el odio

Por último, cabe resaltar la obviedad de que, en estos casos, cocinar no es solo cocinar. Desde Cookpad parten de la idea de que la cocina, en el día a día, debe ser divertida. “Para conseguirlo nos hemos esforzado en crear un espacio amigable, estimulante, colaborativo y seguro sobre el que construir una comunidad en la que todos se sientan bienvenidos, y siento que hemos logrado crear ese ambiente y fomentar ese espíritu”. A su juicio, “cocinar es un acto de amor, proporciona disfrute y une a las personas. Cocinar también permite descubrir otras culturas y tradiciones, y en este sentido rompe barreras”.

Esta cuestión tiene su miga porque, como añade, “detrás de cada receta en Cookpad hay una persona en algún país del mundo que ha querido compartirla y contar su historia y esta receta que llega a otras personas, agradecidas y dispuestas a reproducirla en sus cocinas y, si desean, subir la foto de su propia versión”. 

“La creatividad de nuestros miembros y su deseo de ayudar a los demás nunca dejan de asombrarnos y gracias a su implicación con la comunidad, algunos han mejorado su salud, otros se han volcado en ayudar a otros, sumándose a iniciativas solidarias, otros ponen su energía en compartir ideas para reducir el desperdicio de alimentos y otros participan en eventos online, cocinando el mismo plato juntos con usuarios de otros países. En un ambiente así, no cabe ni la intolerancia ni el odio“. Bienvenido sea, que falta hace y buen provecho.

Ver artículo original



Share via
Copy link
Powered by Social Snap